No quieres saber la respuesta

publicado en: Blog, Textos | 0

(por Antonio Romera “Chipi”)

Te has preguntado muchas veces por qué cerró el bar de menús de aquella señora que cocinaba tan bien y el McDonald’s de al lado cada vez está más lleno. Por qué alguien como Trump es presidente de EEUU. Por qué Melendi es de los “artistas” que más discos vende. Por qué Telecinco es la cadena con más audiencia. Te lo has preguntado muchas veces, pero nunca has querido saber la respuesta, porque sabes que no te va a gustar. Los malos nos están ganando. Esos seres despreciables que inventaron las corporaciones para poder saltarse los códigos morales. Esos indeseables que analizan y estudian la condición humana para encontrar su talón de Aquiles y manipular a la sociedad a su antojo. Esas cucarachas que, en su afán de imponerse sobre el resto de los seres humanos del planeta, no solo nos someten sino que sacan la parte más despreciable de nosotros, convirtiéndonos también en lo que son ellos, cucarachas.

Por eso son una plaga imparable que, tarde o temprano, terminarán gobernando el mundo. Son un ejército grande y despiadado. Sus consignas son frases como: “Si no lo hago yo, lo va a hacer otro” o “mejor ser lobo que cordero”. En su himno solo suenan disparos, cajas registradoras, botellas de champán descorchadas y llantos ajenos. Sus banderas son trapos de colores que sirven como excusas para que los demás defendamos sus intereses. Solo tienen una ideología: “cuanto más mejor” y una única patria: sus cuentas corrientes.
Muchos han intentado combatirlos en el campo de batalla donde se libra esta gran guerra, en el de la cotidianidad, el del día a día. Milicianos que se han negado a consumir productos manchados de sangre, gente que protesta ante las injusticias, ciudadanos que han seguido empeñados en abanderar la moral, personas que siguen defendiendo el buen gusto… Todos han ido cayendo uno por uno. Quedan pocos y no sabemos cuánto resistirán.

Te has preguntado muchas veces, por qué nos están ganando los malos. Tú ya sabes la respuesta, pero no te gusta. A nadie le agrada pensar que es un cucaracha o que terminará siéndolo, si nadie lo remedia…
Siempre habíamos escuchado decir que cuando se exterminara el mundo, solo quedarían cucarachas, pero nadie imaginó que serían los cucarachas quienes exterminarían el mundo.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Dejar una opinión